El Margen de la Ley :: El Blog de Audens
Audens
Audens >
Blog >
Protección de Datos >
Juego online y protección de datos

Juego online y protección de datos

¡El auge de los casinos en línea no para! El 2º informe trimestral de 2019 la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), sobre la evolución del mercado de juego online, ha registrado un aumento en la contribución al margen de juego (GGR) del 6,69% respecto al mismo trimestre de 2018; y la lista de operadores con licencia publicada por la DGOJ continúa creciendo. De hecho, una simple búsqueda nos ofrece… ¡más de diez mil millones de resultados en Google para la palabra Casinos Online España! Y la tendencia sigue en aumento.

Para que un jugador se registre en una plataforma de juego debe facilitar una serie de datos personales, tales como su nombre, apellidos, documento nacional de identificación, sexo, fecha de nacimiento, teléfono, correo y contraseña, entre otros, para que el operador pueda verificar su mayoría de edad, identificarle adecuadamente, aplicar las medidas pertinentes de prevención del blanqueo de capitales y asegurarse de que no se encuentra adscrito a un fichero de exclusión, entre otras finalidades.

Pocos saben, que entre los requisitos exigidos a cualquier operador nacional o internacional que desee prestar servicios de juego online en España, y conforme a lo previsto en la Resolución del 2014 de la Dirección General de Ordenación del Juego, se encuentra la obligación de presentar un informe descriptivo del cumplimiento de la normativa de protección de datos de carácter personal firmado por el Delegado de Protección de Datos de su empresa ante la Agencia Española de Protección de Datos, para demostrar, así, que cumplen con la normativa. En este informe se deberá describir cómo ha abordado el operador el respeto a la normativa vigente, determinando la finalidad y la base jurídica del tratamiento de los datos, analizando la posible afectación de los derechos y libertades de los interesados como consecuencia de este tratamiento, describiendo las medidas adoptadas para facilitar el ejercicio de sus derechos previstos en la Ley y recogiendo cualquier otro aspecto relevante de la normativa de protección de datos que pudiera verse afectado por su actividad.

La realidad es que los jugadores españoles se sienten cada vez más confiados en apostar online, desde que en 2011 el Gobierno reguló el juego en línea a través de la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego y creó la Dirección General de Ordenación del Juego encargada de supervisar el cumplimiento de esta ley por los operadores. A este respecto, una de las obligaciones de los operadores a fin de garantizar la seguridad de los participantes es verificar la información y comprobar la exactitud de los datos aportados. Por ello, el operador debe disponer de mecanismos de comprobación de identidad, a fin de identificar a los jugadores y evitar suplantaciones, falsedad documental o el acceso indebido de menores a sus actividades de juego en línea, dando cumplimiento a la Resolución de 12 de julio de 2012, de la Dirección General de Ordenación del Juego, por la que se aprueba la disposición que desarrolla los artículos 26 y 27 del Real Decreto 1613/2011, de 14 de noviembre, en relación con la identificación de los participantes en los juegos y el control de las prohibiciones subjetivas a la participación.

¿Todo esto es suficiente? Para nada. Antes de permitir a un usuario jugar online, el operador de juego también está obligado a comprobar su posible inscripción en el Registro General de Interdicciones al Juego, dependiente de la DGOJ. Por medio de este registro, en el que el jugador se puede inscribir a petición propia o por resolución judicial, se puede excluir la participación del usuario de los juegos online a fin de garantizar un mejor funcionamiento y control de las plataformas de juego.

Y… ¡cuidado! Existen más cuestiones relacionadas con la puesta en marcha de una plataforma de juego online que resultan fundamentales para adaptar una web a la normativa de protección de datos, y que conllevan una serie de obligaciones para el operador en su condición de responsable del tratamiento de los datos de los jugadores. De entrada, la página web deberá disponer de una política de privacidad clara y accesible al jugador que le permita comprender de una manera fácil y transparente cómo el operador trata los datos personales que son recopilados a través de su web. Asimismo, la plataforma deberá disponer de unos términos y condiciones que establezcan unas reglas claras sobre apuestas y juego online para el correcto funcionamiento de los servicios en línea.

En resumen, resulta esencial que el operador sea diligente y actúe bajo el principio de responsabilidad proactiva a la hora de tratar los datos personales de sus usuarios. Solo de esta manera, será capaz de demostrar que cumple con la normativa; y solo así podrá generar la necesaria confianza entre los consumidores, que podrán así distinguir a un operador comprometido con sus derechos fundamentales, de otro que no lo está. Y es que, a la hora de elegir, ¡es mejor no jugársela!

¿Te ha resultado interesante?
Estamos especializados en adecuar la operativa de las empresas al nuevo Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios. Trataremos tus datos únicamente gestionar la publicación de tu comentario y responder a las sugerencias o peticiones que, en su caso, nos realices. Tu dirección de email no será publicada. Puedes, en todo momento, retirar el consentimiento para el tratamiento de tus datos, así como ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, portabilidad y limitación, escribiéndonos a . Más información en nuestra política de privacidad.

Al hacer clic en "ENVIAR", aceptas nuestras condiciones generales.