El Margen de la Ley :: El Blog de Audens
Audens >
Blog >
Nuevas tecnologías >
Éxito innovador

Éxito innovador

Una de las paradas obligatorias en la agenda de la semana pasada era, como no, FICOD 2010, donde como saben se aborda el mundo de los contenidos digitales desde múltiples puntos de vista y sectores. Con un lema como el elegido (Llega hoy a lo que vendrá mañana), palabras como nuevo, futuro o que marcará la tendencia sonaron repetidamente en las conferencias y talleres que tuvieron lugar durante sus tres días de duración. Todas ellas en torno a un tema principal: la tecnología y la innovación. Es asombrosa la cantidad de proyectos y empresas que nacen con iniciativas novedosas para todo tipo de ámbitos y plataformas.

Otro evento de referencia, relacionado en cierto modo con el anterior, fueron las jornadas organizadas por la Cámara de Comercio de Madrid sobre el impacto de la innovación y la gestión del conocimiento en las PYMES, tan necesario para poder llevar a buen término los desarrollos, proyectos e ideas innovadoras, pues no se debe confundir la gestación de una idea con la gestión empresarial de la misma. En estas jornadas se trataron algunas de las necesidades que surgen a la hora de lanzar este tipo de negocios: por un lado está la idea novedosa, que requiere de expertos y profesionales que la desarrollen y evolucionen, pues quien en un mercado tecnológico se queda parado, se muere. Por otro lado, está la adecuada gestión del proyecto, el equilibrio entre input y output. Por último, la financiación, donde banca, capital riesgo, subvenciones y ayudas son los principales objetos de deseo. Por ejemplo, el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) cuenta con ayudas muy interesantes mediante el apoyo integral a las actividades de las empresas innovadoras… aunque sometidas a bastantes requisitos. Otro día los comentamos.

Todo lo anterior está claro, es lógico y lo sabemos todos. Pero falta algo importante entre esos tres conceptos. ¿Dónde radica el éxito de un proyecto innovador? Desde luego, el que no se vaya a pique tras su botadura será el primer paso. Se sorprenderían de la cantidad de magníficas ideas que no llegan al mercado o no duran un ejercicio por problemas estratégicos, financieros o jurídicos.

Un plan de empresa serio es un ejercicio vital para aguantar la envestida de un mercado bastante maduro en casi todas sus áreas. La planificación y estrategia debe detallarse de forma meticulosa y profesional, y debe englobar también la parte legal. Por ejemplo: lanzar la actividad sin haber registrado previamente la marca es uno de los errores más habituales. O solicitar una patente sin haber analizado previamente una serie de comprobaciones básicas sobre el estado de la técnica. Si además se trabaja con software o páginas web, las cuestiones de propiedad intelectual adquieren una enorme importancia y las controversias derivadas de ellas pueden poner en grave riesgo la viabilidad de un proyecto. Y lo mismo ocurre con aquellas .com con enormes bases de datos de usuarios, que se preocupan por los temas de privacidad cuando ya están bajo investigación por asuntos relacionados con la protección de datos o el comercio electrónico (ejemplo 1 y ejemplo 2).

Lo anterior, desde luego, no garantiza el éxito de un proyecto. Ahora bien, su carencia conlleva el fracaso irremisible… o cuando menos, un buen número de dolores de cabeza. ¡Ténganlo en cuenta!

¿Te ha resultado interesante?
Descubre más sobre nuestro bufete, boutique legal de referencia en derecho de las nuevas tecnologías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al hacer clic en "ENVIAR", aceptas nuestras condiciones generales y nuestra política de privacidad.