El Margen de la Ley :: El Blog de Audens
Audens >
Blog >
Propiedad Intelectual >
Activos de software

Activos de software

Piratería… Si preguntamos a cualquier directivo de la industria del software, con toda probabilidad asociará esta palabra con pérdidas económicas y reducción de empleo. Pero, ¿ha sido siempre así? La experiencia nos demuestra que no: una de las claves del éxito de una determinada aplicación es contar con una base de usuarios lo más amplia posible, convertirse en un estándar de facto. Y la forma más rápida de conseguirlo es manteniendo una posición tibia y tolerante en lo que a la piratería se refiere. Así lo han hecho en el pasado algunas de las más grandes compañías del sector, y así lo siguen haciendo muchas otras en la actualidad.

Parece un buen plan, ¿verdad? Positivo para la industria, que consigue introducirse en el mercado, ganar cuota y generar usuarios… y positivo para los clientes, que consiguen (recurriendo a la picaresca) un producto de calidad con una inversión mínima, en ocasiones incluso nula. Sin embargo, y como suele ocurrir, no es oro todo lo que reluce. Llega un momento en el que los desarrolladores buscan recuperar su inversión, y es entonces cuando la cosa se complica. Las versiones de prueba que nunca caducaban dejan de funcionar. Las actualizaciones a través de Internet no pueden instalarse. O directamente, aparece en nuestro buzón una carta de la empresa de turno invitándonos a “regularizar” nuestras muchas licencias piratas.

Una política como la descrita provoca, antes o después, serios quebraderos de cabeza para todo el mercado:

  • Para el cliente, que termina por depender de un software determinado, y cuando se ve en la necesidad de desembolsar un dineral para seguir usándolo se encuentra con un triple dilema: o pagar, o afrontar una reconversión total de sus sistemas, o mantenerse en la ilegalidad asumiendo las posibles consecuencias legales;
  • Para el fabricante, que ante los escandalosos porcentajes de piratería se ve obligado a lanzar costosas campañas jurídicas y publicitarias, que a menudo criminalizan a los clientes;
  • Y para todo el sector, con las consiguientes demandas multimillonarias por vulneración de la competencia.

Resulta obvio que ganar cuota de mercado es imprescindible para la industria del software, y que ahorrar costes lo es también para los clientes. Ahora bien, es igualmente imprescindible que las prácticas llevadas a cabo para conseguirlo no se limiten al corto plazo, y que se planifiquen con la suficiente base jurídica para permitir a desarrolladores y clientes saber a qué atenerse, ahora y en el futuro. Evitar sorpresas, sin conformarnos con el “seguro que no se enteran” o el “tranquilo, que no te vamos a decir nada”.

Como casi siempre, la mejor opción pasa por un asesoramiento previo a la toma de este tipo de decisiones, tanto para proveedores como para clientes. Solo así podremos defender que la opción elegida era realmente la más adecuada… y no sólo la que más dinero reportaba (o menos consumía) a final de mes.

¿Te ha resultado interesante?
La protección de la Propiedad Intelectual es una de nuestras especialidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al hacer clic en "ENVIAR", aceptas nuestras condiciones generales y nuestra política de privacidad.